Extracción de petróleo en Uruguay: ya se escuchan algunas opiniones

Desde el anuncio que hizo ANCAP sobre la posibilidad de encontrar yacimientos petroleros bajo suelo uruguayo se han alzado numerosas voces a favor y encontra de la explotación del hidrocarburo.

Desde organizaciones sociales hasta la opinión pública en general, mucho se ha dicho durante estos meses sobre la viabilidad y conveniencia de este tipo de emprendimientos. A nivel de partidos políticos el debate no está completamente instaurado sin embargo ya podemos identificar algunas tendencias bastante claras.

Ver más: ANCAP anunció la posible existencia de petróleo en Uruguay

La comunicación oficial ha sido cautelosa pero entusiasta. El descubrimiento de las 20 trampas se difundió a través de un comunicado de prensa de ANCAP como un avance positivo en materia de política energética y diversificación de la matriz productiva.

Extraccion-de-petroleo-en-Uruguay-ya-se-escuchan-algunas-opiniones-02Crédito: Wikimedia

Héctor de Santa Ana, gerente de Exploración y Producción de ANCAP explicó a un medio local que se trata de una gran oportunidad para el país ya que además de reportar grandes beneficios económicos (hasta un 75% del valor total) la técnica de extracción no implicaría un daño ambiental.

Según de Santa Ana, en los yacimientos petroleros de Salto y Piedra Sola no sería necesario utilizar la técnica de fracturamiento hidráulico masivo (fracking). Esta técnica es la menos costosa para las empresas pero es a la vez de la de mayor impacto ambiental, y es fundamentalmente por este motivo que algunas organizaciones sociales y partidos políticos se han puesto en contra del proyecto.

Desde el Partido Nacional, el mayor partido de la oposición, aún no hubo una comunicación oficial sobre la postura del partido. Pero conociendo sus antecedentes históricos es razonable esperar que no haya una posición de todo favorable, al menos no de forma unánime.

Desde el Partido Nacional siempre se ha manifestado una postura resistente a estos grandes emprendimientos extranjeros, así como, en general, a los proyectos de industrialización y desarrollo productivo. Durante la campaña presidencial del año pasado el Partido Nacional no hizo alusión al tema, que tampoco se encuentra en su programa de gobierno.

Desde el Partido Colorado se suele manifestar mayor apoyo a los proyectos de industrialización y apertura internacional, mas tampoco hubo comunicados oficiales a parte de algunas declaraciones de prensa.

El año pasado Pedro Bordaberry, líder del partido Colorado, sostuvo que en caso de encontrarse yacimientos petroleros en Uruguay en el futuro, la distribución de las ganancias debía estar regulada por ley. Esta convicción fue plasmada en su programa de gobierno mas sin posibilidades reales de llegar al poder, por lo tanto el tema aún debe ser tratado.

Lo cierto es que pasó muy poco tiempo desde que se confirmó la existencia de 20 potenciales depositos de petróleo  y aún el tema no está completamente instaurado en la agenda pública. Los partidos políticos y organizaciones sociales tienen mucho qué discutir para arribar a posicionamientos colectivos claros que sean de peso en un futuro debate parlamentario sobre el tema.

Mientras tanto seguiremos a la espera de la segunda etapa de exploración que termine de confirmar la existencia de petróleo bajo suelo uruguayo.

Crédito: Wikimedia

ANCAP anunció la posible existencia de petróleo en Uruguay

En enero de 2015 la empresa australiana Petrel anunció que se habían encontrado al menos 20 “trampas”, es decir, potenciales yacimientos de petróleo. Un par de meses después de su anuncio aún no se sabe si efectivamente hay petróleo en Uruguay, pero la expectativa es creciente y de a poco comenzamos a conocer más sobre el tema.

La posibilidad teórica de que exista petróleo en Uruguay tiene muchos años. Desde que extrae petróleo en Brasil y Argentina, los uruguayos nos preguntamos “¿Y por qué aquí no?”. Lo cierto es que hasta el momento las posibilidades de encontrar yacimientos petroleros en Uruguay nunca habían sido tan grandes.

En un comunicado de prensa la uruguaya ANCAP anunció que el conglomerado Schuepbach Energy International, del que forma parte Petrel, se encargaría de realizar la exploración petrolera a fin de constatar efectivamente la existencia o no de yacimientos de hidrocarburos.

Por su parte, la empresa Netherland Sewell & Associates realizó la certificación y análisis de cuánto petróleo se podría extraer, si es que lo hay, y los resultados fueron bastante alentadores. Según la empresa norteamericana la estimación de recursos sin riesgo alcanza los 1769 barriles recuperables, lo que significa que el yacimiento original era de 5637 barriles en total, entre las 20 trampas.

La empresa petrolera en Uruguay y ANCAP advierten que en caso de que se constate la existencia de hidrocarburos bajo suelo uruguayo habrá que evaluar los riesgos asociados a la extracción y comercialización, que no fueron tenidos en cuenta en el análisis de la Netherland Sewell.

Beneficios económicos derivados de la extracción de petróleo

Las autoridades señalan que la extracción de petróleo por tierra es mucho más redituable, dado que implica un costo de explotación y extracción mucho menor que las plataformas petroleras marítimas. ¿Pero qué pasará realmente con las ganancias?

En los artículos tres, cuatro y cinco del Código de Minería se establece claramente que los depósitos de hidrocarburos son yacimientos de clase I, los cuales son de propiedad inalienable de la Nación. Es decir que sólo pueden ser explotados por el Estado, independientemente de quién o dónde los halle. Aunque más adelante, en el artículo 45, se lee:

“…El descubridor de un yacimiento de la clase I, cuya explotación queda necesariamente reservada al Estado, según el artículo 5º, tendrá derecho a una retribución, en efectivo, hasta el veinte por ciento (20%) del producto bruto de los pozos perforados dentro de un círculo de cinco kilómetros de radio, cuyo centro será el sitio en que el descubridor hubiere iniciado la investigación”.

Es evidente que la ganancia esperada de una explotación de este tipo es realmente alta, sino no se explicaría por qué la empresa extranjera invierte tantos recursos con miras de obtener tan solo un 20%, más aún cuando solo se trata de una posibilidad relativamente alejada en el tiempo.

En cualquier caso hace falta mucha investigación sobre el tema. Aparte de los beneficios económicos resta por evaluar el impacto que esto puede tener en la transformación de la matriz productiva del país y la cantidad de daños ecológicos derivados de la extracción de petróleo.